Blog disidente del Movimiento Nacional Patriota / ADVERTENCIA: La reproducción de frases, parágrafos de textos y simbologías sin citar nuestra fuente, ya sea blog, páginas, periódicos, revistas o trabajos de autoría nuestra, será considerada plagio, lo que devendrá en acciones legales contra la persona o grupo de personas. Incurrir en este tipo de infracción puede llevar a una sanción penal o una sanción económica con indemnización a los daños y perjuicios. / Porque defender Argentina no es un delito... Porque ya es hora de un cambio profundo... Porque somos tu Futuro ! MOVIMIENTO NACIONAL PATRIOTA

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Los trabajadores organizados:

La columna
vertebral
del movimiento
nacional
revolucionario
.
Sabemos de sobra que la huelga es una protesta legítima de los trabajadores, pero sabemos también que sin una conciencia política clara será sólo eso: una protesta, que en general tendrá el límite del escaso poder que tienen los trabajadores en un sistema que va en contra los trabajadores. Son huelgas que tienen por techo un sistema político y económico blindado.

Recuerdo el tramo de un discurso del asesinado líder de la CGT Argentina durante el último gobierno del general Perón, José Ignacio Rucci, que en la última parte de la resistencia peronista, decía si mal no recuerdo lo siguiente: - “El objetivo del movimiento obrero organizado es el retorno del general Perón y la toma del poder por parte del Movimiento Nacional Justicialista” . Algo así sirve para desmentir de plano la estupidez sin límites de que los sindicatos deben ser apolíticos, que no deben actuar en política. Los sindicatos no deben ser un partido ni de un partido, pero que no se comprometan con un proyecto nacional es la garantía de su inutilidad, a no ser para regular ciertos conflictos de un modo ordenado, en general para ganancia de sus dirigentes y del propio sistema que nos oprime.
En realidad toda la razón de ser de un sindicato es fortalecer a los trabajadores como columna vertebral de la nación y del movimiento nacional. Y eso ocurre solamente de dos formas:
La primera, es que formen parte de un verdadero proceso nacional revolucionario
–pongo de ejemplo el período 1946-1955 en la Argentina- y la segunda, es que encabecen un proceso de resistencia nacional revolucionaria, cuando el gobierno no responde a un proyecto compartido o surgido de los mismos trabajadores –pongo de ejemplo en este caso el período entre el 1955-1974 en ese mismo país-. Esas son las dos únicas formas en que un sindicato se justifica por sus fines. Todo lo demás es negocio o mentira.
Si los sindicatos forman parte o están en componenda con un gobierno antinacional y antiobrero, perjudican a la nación y a los trabajadores. Si no forman parte de un gobierno de ese tipo pero tampoco resisten, no pueden justificar asimismo su existencia.
Esto que parece tan sencillo, es una conclusión obtenida después de años de ver pasar historia y sindicatos, y no digo que no pueda equivocarme por supuesto, pero la experiencia hasta ahora me ha convencido de lo que afirmo.
Pocas estructuras sindicales son tan fuertes como las argentinas, sin embargo lo que no pudo la represión de dictaduras antinacionales, lo pudo el manejo de poder y de multimillonarias obras sociales por los sindicatos. La entrega del país no podría haberse llevado a cabo del mismo modo, sin la colaboración de los sindicatos. Y en todo caso los que se opusieron -si es que era totalmente cierta esa oposición- se encontraron con el límite claro de su falta de poder político. No está mal mirarse en ese espejo, porque lo que pasa hoy en Europa se le parece mucho. Es que nos encontramos ante un proceso global, y tarde o temprano las recetas son similares.
No digo que esté mal que los sindicatos tengan mucho poder sino al contrario, pero por fuera de una sólida y acertada conducción política y de una dinámica interna que garantice cierta renovación y control por parte de las bases, lo que obtendremos serán grandes organizaciones funcionando como una bisagra más del sistema, que es justamente lo que hoy ocurre en la mayoría de los países del denominado Occidente.
La oposición romántica de algunos ideólogos trotskistas, comunistas ( ¿Quedan todavía comunistas? ), anarquistas, etc., no hace sino crear irreales válvulas de escape del todo intrascendentes fuera del marco preciso de la realidad nacional, del movimiento nacional, de la lucha en medio del realismo social, político, cultural e identitario del propio pueblo, de la propia comunidad de pertenencia. Por eso se permite e incluso se fomenta ese tipo de oposición. No sea cuestión que surja otra opción por fuera de la dialéctica superficial, aburrida y funcional al sistema, la verdadera opción: nacional, social, revolucionaria, organizada.

Texto de Juan Pablo Vitali para la delegación gallega del MSR ( Movimiento Social Republicano)

NUESTRA LUCHA