Blog disidente del Movimiento Nacional Patriota / ADVERTENCIA: La reproducción de frases, parágrafos de textos y simbologías sin citar nuestra fuente, ya sea blog, páginas, periódicos, revistas o trabajos de autoría nuestra, será considerada plagio, lo que devendrá en acciones legales contra la persona o grupo de personas. Incurrir en este tipo de infracción puede llevar a una sanción penal o una sanción económica con indemnización a los daños y perjuicios. / Porque defender Argentina no es un delito... Porque ya es hora de un cambio profundo... Porque somos tu Futuro ! MOVIMIENTO NACIONAL PATRIOTA

domingo, 3 de junio de 2012

FIN DE LOS TIEMPOS Y NEW WORLD ORDER


No es la primera vez que Juan Manuel De Prada habla acerca del inminente advenimiento del Anticristo al frente del "Nuevo Orden Mundial", en sus artículos ya ha hecho alguna mención velada sobre el tema, pero nunca antes había hablado tan claro, Juan Manuel De Prada defiende la tesis de que el actual proceso de demolición de las naciones que llevará al "Nuevo Orden Mundial" no es sino una mascarada para aupar a un siniestro personaje (el Anticristo) al frente del poder mundial, y a un Falso líder religioso (el Falso Profeta) al frente de una Religión Global.
  Los pasos están claros:

1º- Colapso Financiero (Desaparición del valor del Papel Moneda).
(Las grandes crisis que estamos viendo suceder desde hace mas de 30 años, y esta etapa actual de agudización, hacen prever el aceleramientos de los tiempos).

2º- Guerra Mundial (Comenzará con un conflicto en Oriente Medio que arrastrará a las Potencias a una Guerra Mundial).
(Corresponde a la actual situación de extrema tensión, donde incluso el Primer Ministro de Rusia ha aclarado que de persistirse en la intromisión en los Países de Medio Oriente, se va directamente en esa dirección).

3º- Creación de una Falsa Iglesia (conspiración para derribar al Papa y suprimir los dogmas).
(Conspiración que con posterioridad del Concilio Vaticano II, se ve apunta directamente a la anulación de la autoridad del papado y a la supresión de los Dogmas, tarea llevada a cabo por el progresismo, modernismo y falso ecumenismo).

4º- Revueltas y revoluciones de mano de los Nihilistas producto del colapso financiero.
(Una vez más, vemos en pleno centro del conflicto múltiple de Medio Oriente, que las reacciones justas de los pueblos, son restringidas a y por los modelos operativos condicionados, puestos nuevamente a funcionar).

5º- Declaración del Nuevo Orden Mundial y de la Nueva Religión Mundial.
(Ambas ya se han declarado públicamente, si se toman diversos discursos definitorios. Está faltando únicamente la formalidad de un gran acto central multitudinario, transmitido a todo el Mundo por las redes de comunicación, juntando a todas las cabezas  visibles de los poderes mandantes del gran drama)

6º- Implantación de la marca de la bestia, el 666 (Microchip incorporado en tu cuerpo con dinero digital, DNI, sistema sanitario, etc., no se podrá comprar ni vender sin él, porque todo el dinero será digital).
(Ya se están adoptando estas medidas en diversas partes del Mundo, que por el momento tienen el carácter de voluntarias).

No hay nada más que decir, todo está dicho ya, ahora solo queda rezar (Y además resistir activamente) .

"NUEVO ORDEN MUNDIAL"

Juan Manuel De Prada

EL profeta Daniel, en su visión sobre la consumación de los tiempos, contempla a una bestia con diez cuernos, que representan a una multitud de reyes; y a continuación narra cómo, de entre esos diez cuernos, nace otro «cuerno pequeño» que, hablando con gran arrogancia, vence o somete a los demás reyes y acaudilla con poder omnímodo una gran confederación de naciones que «quebrantará a los santos y pretenderá mudar los tiempos y la ley». Recordando quizá aquella profecía de Daniel, afirmaba Donoso Cortés: «En el mundo antiguo la tiranía fue feroz y asoladora; y sin embargo, esa tiranía estaba limitada físicamente, porque los Estados eran pequeños y las relaciones universales imposibles de todo punto. Hoy, señores, las vías están preparadas para un tirano gigantesco, colosal, universal, inmenso... Ya no hay resistencias ni físicas, ni morales (...), porque todos los ánimos están divididos, y todos los patriotismos están muertos». Hacia la entronización de ese «tirano gigantesco» vamos caminando inexorablemente; poco a poco descubrimos que su índole no es política, sino económica, tal como Pío XI vislumbrara proféticamente en su encíclica Quadragesimo Anno: «Un dominio ejercido de la manera más tiránica por aquellos que, teniendo en sus manos el dinero y dominando sobre él, se apoderan de las finanzas y señorean sobre el crédito; y por esta razón diríase que administran la sangre de la que vive toda la economía y tienen en sus manos así como el alma de la misma, de tal modo que nadie puede ni aun respirar contra su voluntad». Tal dominación, «horrendamente dura, cruel, atroz», tras lograr la hegemonía económica —prosigue Pío XI—, «entablará rudo combate para adueñarse del poder público, para poder abusar de su influencia y autoridad en los conflictos económicos», trayendo consigo «la caída del prestigio del Estado, que debería ocupar el elevado puesto de rector y supremo árbitro de las cosas y se hace, por el contrario, esclavo, entregado y vendido a la pasión y a las ambiciones humanas».

Lo que avizoraron Daniel, Donoso Cortés y Pío XI, entre otros hombres clarividentes, ya está formándose ante nuestras narices: un Nuevo Orden Mundial tiránico que se impone sin resistencias físicas ni morales; y que —¡oh, misterio de iniquidad!— aparece a los ojos atónitos de las masas cretinizadas como la única salvación posible ante las catástrofes que él mismo ha originado, en su apetito insaciable de poder. Su estrategia salta a la vista: extensión del pánico, mediante mecanismos especulativos, entre los Estados debilitados, que acaban entregando su soberanía para convertirse en lacayos obedientes del Nuevo Orden Mundial y acceden a someter a sus súbditos a las privaciones más ímprobas, bajo la amenaza de una estampida de los inversores que sostienen la deuda hipertrofiada de tales Estados. Y así, uno tras otro, sucumben los reyes de la tierra ante la pujanza de este nuevo tirano de poder omnímodo, mientras las masas cretinizadas aceptan, acojonaditas, todo tipo de «cambios estructurales»; o, dicho en román paladino: aumento de los impuestos y reducción de los salarios. Pero esto sólo es el principio: las arrogancias de este nuevo tirano no han hecho sino empezar; acabarán siendo sangrientas.

Sólo nos resta el consuelo de saber que su dominio será breve, como ocurre siempre con los tiranos envanecidos de su poder. Pero, entre tanto, devorará y triturará cuanto halle a su paso, con el beneplácito lacayuno de los reyes de la tierra.

NUESTRA LUCHA