Blog disidente del Movimiento Nacional Patriota / ADVERTENCIA: La reproducción de frases, parágrafos de textos y simbologías sin citar nuestra fuente, ya sea blog, páginas, periódicos, revistas o trabajos de autoría nuestra, será considerada plagio, lo que devendrá en acciones legales contra la persona o grupo de personas. Incurrir en este tipo de infracción puede llevar a una sanción penal o una sanción económica con indemnización a los daños y perjuicios. / Porque defender Argentina no es un delito... Porque ya es hora de un cambio profundo... Porque somos tu Futuro ! MOVIMIENTO NACIONAL PATRIOTA

miércoles, 27 de octubre de 2010

Desde los medios: Crece en Francia el movimiento “anti racaille”

El domingo se manifestaron contra los inmigrantes pobres, los franceses musulmanes y los negros que viven en los suburbios de las grandes ciudades
Está creciendo en Francia el movimiento “anti racaille”, que en el francés coloquial de nuestro tiempo significa “anti chusma”, “anti gentuza”, en referencia a los inmigrantes pobres, los franceses musulmanes o de raza negra que viven en los suburbios de las grandes ciudades. Un movimiento xenófobo, a la derecha de la extrema derecha oficial.
Cuando Marine Le Pen, la hija del histórico líder de la extrema derecha francesa, está adoptando un lenguaje menos racista y xenófobo contra inmigrantes, negros y musulmanes, una franja joven y radical ha creado el movimiento “anti racaille”, “anti chusma/anti gentuza”, que está comenzando a manifestarse públicamente con cierta agresividad. Este domingo, sin ir más lejos, sacaron sus gritos y sus banderas por París.
Presentándose como un movimiento juvenil, esta "réseau identitaire" (red identitaria) intenta “federar sensibilidades”, más allá de los partidos políticos tradicionales. En sus primeras manifestaciones públicas se presenta sin “líderes carismáticos”, comunicándose y organizándose a través de las redes sociales.
Mientras la extrema derecha de la familia Le Pen modera verbalmente su lenguaje, este movimiento utiliza un lenguaje brutal y xenófobo contra inmigrantes, negros y musulmanes, calificados genéricamente de “racaille”, “gentuza”, sin otros matices.
Además es, al mismo tiempo, un movimiento “anti mundial y pro local”, como dicen sus pancartas, aunque en público no hace gran alarde de análisis críticos, metiendo en un mismo paquete el capitalismo, el cosmopolitismo y las amenazas que pesan, a su modo de ver, contra la “vida local”.
En su primera manifestación parisina, entre la plaza de Saint-Sulpice y el Panteón, los “anti racaille” gritaban, entre petardos y antorchas: “¡Revolución nacional!”, “¡El poder a los jóvenes!”, “¡Francia para los franceses, la chusma fuera...!”.

NUESTRA LUCHA