Blog disidente del Movimiento Nacional Patriota / ADVERTENCIA: La reproducción de frases, parágrafos de textos y simbologías sin citar nuestra fuente, ya sea blog, páginas, periódicos, revistas o trabajos de autoría nuestra, será considerada plagio, lo que devendrá en acciones legales contra la persona o grupo de personas. Incurrir en este tipo de infracción puede llevar a una sanción penal o una sanción económica con indemnización a los daños y perjuicios. / Porque defender Argentina no es un delito... Porque ya es hora de un cambio profundo... Porque somos tu Futuro ! MOVIMIENTO NACIONAL PATRIOTA

domingo, 18 de octubre de 2009

Los comercios chinos en España

Las aperturas incontroladas en los últimos meses de los comercios chinos están provocando un malestar general entre los comerciantes y sobre todo unos daños irreparables a sus negocios, causando el cierre de algunos por las escasas ventas.
P
ara analizar esta invasión del comercio asiático, nos tendríamos que remontar varios años atrás. Todo comenzó a raíz de la última reforma de la Ley de Extranjería, la cual provocó una llegada masiva de inmigrantes procedentes de países no comunitarios. Desde entonces, una de las poblaciones que más ha crecido ha sido la oriental, debido a las facilidades que encontraron para desarrollar sus negocios en nuestras tierras. El procedimiento que desarrollan para abrir sus bazares como norma general es el siguiente. Llegan de la noche a la mañana; si les gusta un local, al propietario le pagan bien y al contado, por lo que la mayoría no se resisten. Lo normal es que traigan el dinero de su país de origen sin tener que demostrar su procedencia. Generalmente, un local regentado por asiáticos es capaz de llenarse de mercancía y de ponerse en marcha en un plazo como máximo de 6 a 15 días. Los establecimientos chinos son la franquicia más rentable y más grande del mundo, pero también la más depredadora. Las tiendas chinas son una competencia desleal, porque jamás se puede competir con ellos. La mayoría no respetan los horarios, infringen la normativa de licencia, la de etiquetado y, lo que ya es el colmo, no cumplen con las obligaciones fiscales ni de la Seguridad Social. Igualmente, se ahorran gran cantidad de dinero en pagar a sus trabajadores, ya que los miembros de sus familias son las que componen la totalidad de la plantilla. Si analizamos todo lo anteriormente redactado comprenderemos que es imposible que un negocio español pueda competir con los bazares chinos.Estoy conforme en que los ciudadanos chinos puedan desarrollar sus negocios en España, pero también creo que tienen que tener las mismas obligaciones a la hora de regentarlos.
L.J.
Málaga

NUESTRA LUCHA